El Gran Hotel Budapest, por CRISTINA LÓPEZ-SCHÜMMER #cine #crítica

Me he puesto a pensar con qué adjetivo calificar la película El gran hotel Budapest y creo que definirla como deliciosa sería lo más exacto. ¡Es deliciosa!, Oye, una comedia que te mantiene 100 minutos con una sonrisa en la boca tiene que ser deliciosa a la fuerza. Pero no sólo porque es una comedia divertida sino porque es una comedia inteligente y entrañable. Porque sin abandonar nunca la sonrisa experimentas una profunda sensación de melancolía y de nostalgia hacia una época donde la estética era una cuestión de ética. Deliciosa porque los personajes irradian ternura. Y deliciosa por los detalles; miles de pequeños detalles cuidados, mimados y cocinados hasta la perfección. Deliciosa por la estética y por el colorido; colores apabullantes que decoran toda la película y que son tan protagonistas como lo son los magníficos actores; ¡qué verdes, qué rosas, qué morados! y, ¡qué mezclas que te dan ganas hasta de lamer la pantalla! Deliciosa por la banda sonora y por el ritmo de comic que no abandona en ningún momento (me ha recordado a los libros de Tintin). Deliciosa.

 

el gran hotel budapest

Cristina López-Schümmer

Cristina López-Schümmer Ha publicado 37 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *