El eterno retorno de Castilla – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

Al pie de los muros de arenisca hueca
me parecía intuir, tal vez soñaba,
el golpe firme y seco de una aldaba,
una vihuela y el giro de una rueca.

A través de la espesa celosía
una golondrina se perpetuaba
sobre la muralla de la alcazaba
clavada en el cielo de mediodía.

¿Ese ave estuvo tan sólo un instante
o acaso dormía un sueño de siglos,
embalsamada en su vuelo rasante?

Castilla sobrevive en su pasado
que, oculto en la sombra del devenir,
aflora en algún día soleado.

Castilla

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 900 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *