El diminuto apartamento – por ELENA SILVELA #misescritos

Sonríe al mirarme, le intenta quitar gravedad, aunque ambas sabemos que se trata de una labor muy importante.  Ordenar el caos, resucitar la vida inerte y construir; pieza a pieza, una colocación racional en el mínimo espacio. Amélie me acerca cada una con ceremonia. En su boca una sonrisa; los ojos bien abiertos esperan mi decisión. Esta es la mesilla de noche, va al lado de la cama, le digo. Aprueba mi elección, observa el mini apartamento con esa devoción infantil imposible ya en adultos y le gusta el progreso de la decoración. Sigue un método, no sé bien cual es, pero ahí está. En ocasiones, las piezas que me pone en la mano son casi imposibles. Una escalera enorme que decido colocar como acceso exclusivo a la terraza. Unos fogones y un fregadero para una cocina nano-americana. En esta cocina ya no cabe nada más, no podemos poner ni  una vajilla, sentencio. Me mira de reojo, desafiante. Ella, la infante, la que ha puesto mas seriedad en esta tarea, continúa buscando piezas. A pesar de estar esparcidas, para ella tienen un orden que yo desconozco. Quién soy yo, adulta, para conocer el vasto y fastuoso mundo de Amélie.  Me entrega cada uno de los muebles como quien otorga el Nobel en Estocolmo. Sonríe, pero no mucho. Lo justo para tranquilizarme y lograr que no tome decisiones desacertadas. Mira de lado, vigila el proceso sin que yo me percate. Le parece que el apartamento no está suficientemente lleno y continúa con la labor. El pequeño hueco de la mesa de la televisión en que hemos improvisado una vivienda ya no da más de sí. Se lo digo con firmeza y abro las manos en señal de rendición. Ella contempla el panorama. Lo acepta con una resignación casi cristiana. El diminuto apartamento de Amélie está lleno de vida. Eso es lo importante; que la dueña, quien lo habitará, da el visto bueno. En sus casi tres años de vida nunca ha podido ver su casa en miniatura.

 

 

 

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 311 entradas.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *