Disparidades, por ELENA SILVELA #misescritos

Me gustan cosas tan dispares como los arco iris, el olor a gasolina, los perros y los bizcochos de chocolate. El tenis elegante de Federer. He tenido el privilegio de verle muy de cerca varias veces, en los torneos de Gstaad y en Wimbledon. Sí, disfruto con el tenis suave de Federer, sin apariencia de dificultad; siempre deseaba en secreto verle ganador, incluso en partidos contra Nadal. Los abrazos, me encantan los abrazos. También cuando alguien viene a mí en son de perdón; no por el reconocimiento del daño -eso es lo de menos- sino por la paz que trae y la posibilidad de restablecer un cariño. Me gusta escuchar a las personas sabias, beberme sus palabras. Me encanta sentir que pertenezco a algún lugar. Que a alguien se le ilumine la cara cuando me ve aparecer. Los detalles inesperados.

Me aterran imbecilidades como el ruido del viento. Lo supe hace muchos años en nuestro piso de la planta 12 en el paseo marítimo mallorquín; rugía allí Eolo a placer, un día sí y otro también, mientras yo temblaba. Me atemorizan los motoristas con casco haciendo vida fuera de la moto. Si no puedo verle el rostro -y a pesar de la mirada atónita de quien esté conmigo en ese momento-, yo, Elena, no subo en el ascensor con un sujeto de cara metálica. Ni bajo amenaza. Me aterran cosas serias también. Las enfermedades mentales. Y echar de menos a alguien. Me parece el peor de los sufrimientos a que uno se enfrenta en la vida.

Detesto la inconsistencia, lo injusto y las apariencias. La distancia. Enterrar a seres queridos. Aborrezco los picatostes.

Qué de disparidades caben en un mismo ser humano.

Rainbow_complete_sight__misfotosenipad_iframe_src_httpinstagram.comprFBXiMrKIaembed_width_612_height_710_frameborder_0_scrolling_no_allowtransparency_trueiframe
Fotografía de ELENA SILVELA

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 348 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.