Desasosiego – por MARÍA JOSÉ BARROSO

El tiempo se detiene un día de verano y el resto del año tratamos de rescatar su recuerdo. Detenidas las horas, no hay desasosiego. Nada nos arrastra tras lo inalcanzable, no hay anhelo tras lo desconocido ni ansiedad pegada a la piel.

Tu tiempo quizá se detuvo en la falda de una montaña, frente a la tentación húmeda y dorada de una caña en aquella terraza o mirando esos ojos que te reflejaban promesas. El mío se paró rozando el mar tan deseado, allí donde no veía el horizonte y quedaba el sol como testigo de que todo lo amado va hacia algún lugar desconocido y, a su tiempo, regresa.

Regresará como la calma un día, tan certera como el frío, tan inevitable como la vuelta al desasosiego de otoño. Volveremos a sentir la inquietud de estar en el lugar equivocado, con los sentimientos verdaderos o inciertos, con la duda bailando sobre los minutos que se nos van en ir y volver, en estar y no ser, en tratar de entender y no comprender nada.

Sin días de verano, correremos sobre las horas que se deshacen en esfuerzos estériles, en afectos vanos y miserias veniales. Vamos donde queremos y algo nos empujará contra lo que no queremos. El desasosiego nos llevará de uno a otro, jadeando, ahogados, buceando entre mentiras y algunas verdades. De su mano iremos por fracasos desconocidos y triunfos fugaces, por aceras desgastadas de tanto dejar nuestras huellas. De tu rostro al mío, de una distancia a otra, de una hora a la siguiente.

Y en ese desvelo, se sufre y se goza, y en él se intuye el juego que alguien llamó realidad.

 

“Soy como alguien que busca a ciegas, sin saber dónde ocultaron el objeto que no le dijeron qué es. Jugamos a las escondidas con nadie.”  Fernando Pessoa.

castropolparatw
Fotografía de ELENA SILVELA

María José Barroso

María José Barroso Ha publicado 69 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *