Del cuadro de Gisbert – por JUAN ANTONIO LÓPEZ DELGADO

Según la Prensa y la Televisión, se está estos días poco menos que dando culto al cuadro del alcoyano Antonio Gisbert Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (1888). Iniciativa del Museo del Prado, que exhibe asimismo los bocetos  y dibujos complementarios.

Y como supongo que tal subrayado artístico será bien respondido por la ciudadanía, que esta semana ha sido adecuadamente aleccionada con las concomitancias sobre la libertad y otros bellos conceptos, yo, sin mojar ninguna magdalena en té ni espolear mi memoria involuntaria proustianamente debo recordar aquí, porque es verdad, cómo ya en mis clases en el Instituto proponía a los bachilleres estos temas transversales como hoy se diría: Cabe, así pues, la realización, para con dicho cuadro espléndido, de tres tareas a lo menos. Primera, literaria:

Leerles la carta que el General Torrijos escribió a su esposa estando en capilla. Actividad que yo enlazaría con la conveniencia de editar ya una Antología epistolar decimonónica para que de una vez se vayan enterando los alumnos de las bellezas que cabe descubrir en las cartas – literarias y no literarias – escritas desde los tiempos de Moratín y Jovellanos por lo menos. Asimismo, leer en clase el soneto de Espronceda relativo a aquel fusilamiento; las circunstancias en que fue escrito y estuvo inédito tanto tiempo y hacer de él el comentario más sagaz y de alcance histórico-artístico de que seamos capaces.

Segunda, histórica:

Aquel 1831 habrá de analizarse en el ancho contexto de la malhadada España fernandina, con sus camarillas y policía secreta y con toda su cohorte de falta de libertades que propició otros sonados crímenes, cual el de Mariana Pineda.

Por supuesto también, habrá que explicarles, con claridad suma, lo que se proponían Torrijos y sus correligionarios al pretender derrocar aquel régimen y monarquía aglutinando a los demócratas del Sur y a las fuerzas constitucionales todas.

Tercera: pictórica.

Con este bagaje previo de conocimientos, llevar a los alumnos al Museo del Prado y ante dicho cuadro. Podemos y acaso debamos leer entonces algunas páginas bien seleccionadas – sobre personajes extranjeros en el gran lienzo representados – del magnifico libro de Vicente Llorens Liberales y Románticos, para darle a la efeméride la dimensión internacional que en efecto tuvo. Y desde luego y finalmente las virtudes estéticas de aquella obra de primer orden y el impacto emocional y artístico que suscite en los propios alumnos, por ellos explícitamente enunciado.

 

Antonio Gisbert. Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga.

Juan Antonio López Delgado

Juan Antonio López Delgado Ha publicado 21 entradas.

Murcia, 1950. Profesor de Enseñanza Secundaria. Doctor en Filología Románica. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia (Madrid). Especialista en temas literarios e histórico-artísticos de los siglos XVIII y XIX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.