Defensa del soneto – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

Fonollosa, el de la estrofa  mordiente,
despreciaba con saña los sonetos:
de “ataúd de cuartetos y tercetos”,
tachó a este metro con pluma hiriente.

Pero yo, amigo del tiempo pasado,
adoro su sobriedad herreriana,
su rigidez formal y su galbana,
gestos garantes del verbo pausado.

Endecasilabo, firme cadencia,
ecos consonantes, verso asentado:
una obra de precisión y prudencia.

El soneto, de noche recitado,
llama al fuego que crepita en invierno
y a la viola en su cantar angustiado.

DSC_2194

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 904 entradas.

2 comments

  1. Saludos, si mis cuentas no me fallan, me salen doce versos en el primer verso de los dos primeros párrafos, nada especial salvo por el hecho de querer emular el clasicismo poético, (que dicho sea de paso, en ocasiones hacen lo que les apetece), o la teoría que nos dice 11. Por supuesto podemos hacer trampillas y saltarnos las comas para hacer sinalefa, pero entonces, por qué poner comas.

    Todo esto es porque he estado leyendo cositas de métrica que desconocía y dije, vamos a hacer un soneto, y tras ver bien la métrica y las rimas, comencé a sudar sangre y a sufrir fuertes dolores porque eso no cuadraba ‘ni pa Dios’, pero al final medio lo conseguí, espero dignamente, aunque aún es pronto para que vea la luz. Vamos, que estoy un pelín hipersensibilizado con los sonetos, pero creo que en un par de días se me pasa 🙂

    1. Son 11 sílabas en el primer verso. Según el Diccionario de términos literarios de Ana María Platas Tasende (Espasa, 2000), “los signos de puntuación no tienen por qué obstaculizar la sinalefa”.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *