De la huerta que se fue – por JUAN ANTONIO LÓPEZ DELGADO

Todo el mundo – al llegar sus fiestas de Primavera – se viste en Murcia a la manera de la Huerta de antaño. Pero ya casi no queda Huerta: la de las sendas; la de los brazales y acequias a rebosar de agua; la de la suave canturía de la abuela al nieto y en el trajín diario; la del verderón y el tintín; la de la venta de leche, con el hato de cabras, por los portales; la del blusón negro que tenía de arriba abajo una fila de muchos botones muy juntos y pequeños…; y, sobre todo, la de la hospitalidad y la bienquerencia que dondequiera reinaba. Esa es la paradoja y la gran mentira del llamado Bando de hogaño, con su pintoresquismo cutre de pantalón vaquero y chaleco, con su limosneo de viandas, con su mercaduría de sillas, con su evocación muerta de barraca de feria.

De modo que yo, huyendo del tumulto cierto, me quedo a la vera del huerto mío gozando del naranjal colmado de azahares y de la gloria del día, y leyendo, a ratos, alguna perolata, soflama y cuento de Frutos Baeza.

 

El Dulze. Huerta Murciana. Cartagena.

Juan Antonio López Delgado

Juan Antonio López Delgado Ha publicado 21 entradas.

Murcia, 1950. Profesor de Enseñanza Secundaria. Doctor en Filología Románica. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia (Madrid). Especialista en temas literarios e histórico-artísticos de los siglos XVIII y XIX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.