De Francia partió una niña

De Francia partió la niña
de Francia la bien guarnida;
ívase para París
do padre y madre tenía.
Errado lleva el camino,
errada lleva la guía;
arrimárase a un roble
por esperar compañía.
Vio venir un cavallero
que a París lleva la guía.
La niña, desque lo vido
desta suerte le dezía:
-Si te plaze, cavallero,
llévesme en tu compañía.
-Plázeme-dixo-,mi vida.
Apeósse del cavallo
por hazelle cortesía;
puso a la niña en las ancas
y el subiérase en la silla.
En el medio del camino
de amores la requería.
La niña, desque lo oyera,
díxole con osadía:
-Tate, tate, cavallero,
no hagáis tal villanía.
Hija soy de un malato
y de una malatía:
el hombre que a mí legasse
malato se tornaría.
El cavallero con temor
palabra no respondía.
A la entrada de París
la niña se sonreía.
-¿De que vos reís, señora?
¿De que vos reís, mi vida?
-Ríome del cavallero
y de su gran covardía:
tener la niña en el campo
y catarle cortesía…
Cavallero con vergüença
éstas palabras dezía:
-Buelta, buelta, mi señora,
que una cosa se me olvida.
La niña como discreta
dixo: -Yo no bolvería
ni persona, aunque bolviesse,
en mi cuerpo tocaría:
hija soy del rey de Francia
y de la reina Constantina,
el hombre que a mí llegasse
muy caro le costaría.

Will

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 921 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.