De él para ella – por ELENA SILVELA #misescritos

Estiró la sonrisa, adaptándola a los pliegues de su pena, para que ella, siempre la valiente y estandarte de optimismo y alegría, no se rindiera. Lo hizo encogiendo las entrañas y desoyendo esa voz que le gritaba el peor de los desenlaces. Porque hoy era un día más y no sabía de mañana. Porque hoy era un día más y, quizá, viniera otro día mañana, y otro, y otro. Hasta era posible que alguna de esas horas robadas a la vida con una carcajada a destiempo o con un ademán fuera de tono diera un vuelco a su fatídico destino. Las ganas de vivir son armas de potencia atómica y enorme envergadura, pensaba él. Era ridículo no intentarlo. Cogió aire y recordó todo lo que de ella había recibido en el pasado. Su sonrisa se ensanchó, de pura esperanza y posó una mirada sincera. Ella abrió más los ojos, sus labios se curvaron, inevitable contagio. Un optimismo merecido, todo vale cuando se declara una guerra.

 

Fotografía de BABIOGRAPHY

 

 

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 297 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *