De amor y noche – por DORY CEES

Ven conmigo amado mío, le dije, y después ya era tarde.

Iluminé el camino, quería verle llegar, caminar hacia mi,
ver las lenguas de fuego que arrojan las lámparas, sobre la majestuosidad de su figura.
Sed bienvenido a mi casa, le dije , y dejó sus sandalias en mi puerta . Yo lavé sus pies con agua de rosas, el alivió su sed con mi jugo de granada y miel.
Quiso tocar mis manos y agradecer tanta hospitalidad, yo temblé como el humillo del olíbano, subí la mirada de
mujer, le miré despacio, entornando y abriendo los ojos ,
cautivando su corazón con una danza que solo mi rostro
podía ejecutar,la danza del deseo.
Yo Serket aborrecí el día y su cruel amanecer,que como inplacable juez , sentenciaba soledad en mi alcoba.
Yo Serket esperaba a la hermana noche, y el día era
amargo como el cilantro. La noche me bendecía con su
aparición,por que yo Serket le amaba sobre todas
las criaturas de la tierra, y en su ausencia mi alegría
se escondía como una niña perdida. Por que cuando mis
ojos hablaron con los suyos se quebraron los vidrios del
alma, cuando su boca encontró la mía, se derramó la
verdad sobre nosotros.
Fragmento de “Las siete awalim”
10374006_879562785392886_7141520068669892661_n

Dory Cees

Dory Cees Ha publicado 34 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *