Cuidado siempre con el último peldaño – por PEDRO PABLO MIRALLES

Juana, sesenta años y viuda, todavía mantiene en casa a dos hijos mayores de edad sin trabajo y sin subsidio de desempleo, Jacinto y Leopoldo. Viven en Úbeda en un piso primero de un edificio de dos alturas, que heredó de la familia de Federico, quien fuera su marido. A esa vivienda se accede por una escalera común con pasamanos y diecisiete peldaños, el inmueble no tiene ascensor. Esos diecisiete peldaños son tema de recurrente comentario en la familia, porque todos los que a ese piso suben, incluida toda la familia y ellos mismos, al bajar pierden el equilibrio con mucha frecuencia en el último peldaño algo más elevado que los demás. Ese día Zacarías, el cartero de toda la vida, había subido a entregar a Juana una carta certificada con membrete oficial del Ayuntamiento correspondiente a los impuestos municipales.

Al terminar la entrega del certificado a Juana, mientras Zacarías bajaba la escalera, contaba los cinco certificados que le quedaban por entregar, que ya sabía que eran cinco pero la rutina es la rutina y cada vez que repartía el correo certificado contaba los sobres que le faltaba por entregar. Mientras esa labor mecánica hacía, su pie derecho pisó en falso, en el aire y perdió el equilibrio sin llegar a superar la endiablada travesía del último peldaño, con tan mala fortuna que el bueno de Zacarías despertó en el servicio de Urgencias del hospital San Juan de la Cruz de la Seguridad Social, descalabrado con diecisiete puntos de sutura en la cabeza, el tobillo derecho roto, el hombro de ese costado malherido y la muñeca derecha muy dolorida. En la sala de espera atiborrada de familiares y amigos de pacientes ingresados en las Urgencias, aguardaban Juana, Francisco, Leopoldo, los vecinos del segundo piso que escucharon el golpe que se dio Zacarías y Nicomedes el jefe de la oficina de Correos.

 

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 200 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.