Cuerdas nobles Talianas – Crónica del Concierto de San Valentín

La Orquesta Metropolitana de Madrid ofreció un concierto extraordinario el día de San Valentín. Era el momento preciso. El día único para mostrar al mundo que el romanticismo no ha de tener florituras para ser precioso. Ahí estaban los integrantes de cuerda: primeros violines, segundos violines, violas, cellos, contrabajos. Casi, casi podría reconocer a todos ellos, si no de nombre, de cara.

talia san valentin
En la Sala de Cámara

Tuvo lugar en la Sala de Cámara del Auditorio madrileño, donde la acústica es más delicada que en la Sinfónica, el ambiente torna intimista y las notas danzan con mayor alegría y soltura. Veintitrés músicos de cuerda y una magnífica Directora hicieron honor a San Valentín en su sentido más noble. Porque únicamente aquellos enamorados de la música y de su profesión son capaces de transmitir esa sensación que no requiere potencia, sino ligereza; que sólo hace falta una pasión refinada, a veces contenida. Contagiar amor por un arte sólo puede hacerse poniendo el corazón. Y en eso, los Talianos, son expertos. Si a ello unimos el entusiasmo que Silvia Sanz y la Orquesta Metropolitana pueden imprimir a su sentido de equipo, compacto, fuerte, invencible, tenaz, os puedo decir que éste es el concierto más exquisito que he escuchado.

Impresionantes solistas. Sara Guerrero, en el Concierto para Guitarra nº1 de Giuliani, con 18 años y una castellana guitarra clásica, envolvió a los presentes rasgando su guitarra como si con ella llevara cien años. Sus dedos se deslizaban, subían y bajaban por esas cuerdas de una forma tan natural que uno sospecha que la dificultad, efectivamente, se derrota con la tenacidad y el arte. Kike Labián, en el Concierto para Marimba y Cuerdas de Séjourné, con dos baquetas en cada mano y pleno dominio de una inmensa marimba de unos tres metros, sorprendió a todos los espectadores. Por su fuerza, entusiasmo y profesionalidad. Por esa manera de moverse de un lado al otro de la marimba, como si sus pies fueran livianos y sus manos pequeños molinos. Delante de mí, una jovenzuela seguía de cerca cada uno de sus movimientos con admiración genuina. Ahí es dónde tienes que llegar, Alba. Armas, las tienes todas.

sara guerrero y silvia sanz
Silvia Sanz felicita a Sara Guerrero

Por ultimo, la Serenata de Tchaikovsky, suave, cálida, fresca. Serena y romántica. Y la propina honrando a los niños con cáncer, la Playful Pizzicato de Britten, donde los dedos pulsan las cuerdas con alegría y esperanza.

Bravo, Silvia. Por conducir almas tan nobles.

Las fotos son del Grupo Concertante Talía.

Kike Labián
Kike Labián

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 348 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.