Cuando vuelvan los sueños – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

Volvió a llamar la tristeza, otra vez,
unos golpes tímidos en la puerta
delatan su retorno con la luz
primera de la mañana grisácea.
Reapareció su silueta opaca
perfilada en el umbral, vagamente,
con la capucha calada eclipsando
el pómulo albo, el mirar extraviado
y las huellas de las noches en vela.
Como siempre, pasó sin saludar.
 
¿Qué buscas?- pregunto, – no sé – responde,
con hilo de voz de un alma encharcada,
con un tono infinito de crepúsculo.
¿Cuánto tiempo te quedas esta vez? –
inquiero a la sombra fija en la sala.
Me iré cuando vuelvan los sueños – dice
ya debes saberlo a estas alturas -.
Comprendo el tétrico significado
de desplegar de nuevo negras velas
para surcar sin fin mares en brumas.
 
He prendido mi vela más brillante
junto a la ventana, un aislado faro
que perfora la noche de alquitrán,
intentando en vano invocar de vuelta
radiantes días de ilusión pretérita.
Mientras, ella permanece allí,
lánguidamente sentada en la sala
y la lluvia repiquetea afuera:
el eco se va perdiendo en las bóvedas
de un universo frío y abandonado.
 
babiography.net
 
Foto: babiography.net
 

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 824 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *