Cuando la forma se convierte en norma.- por Leticia Silvela

El otro día me comentaba una amiga paraguaya, que pensaba viajar para la confirmación de su hija este próximo verano, pero que como el catequista no le permite ser la madrina de la confirmación porque es separada,  ha decidido no viajar. Enseguida me acordé de la entrada que escribió hace un mes mi amigo Asier en este blog que se titulaba LA FORMA ES UNA CUESTIÓN DE FONDO . En ella  escribía: “vivimos en una sociedad en la que las reglas de convivencia funcionan gracias a la amenaza, perdiendo muchas veces los motivos de la prohibición. El No y el Castigo imperan como principios reguladores de nuestra cotidianidad” y eso me ha hecho pensar  tanto en el poder del catequista  como en el no cuestionamiento por parte de mi amiga.

Como algunas personas, en este caso el catequista, nos escudamos en las normas ( religiosas, morales, sociales) para ejercer  el control sobre las demás personas y la seguridad que este ejercicio nos otorga. La norma  sirve de excusa para encontrar la seguridad controlando el comportamiento de los demás. Como cada  sociedad, además,  decide a qué grupos, a que  determinadas personas otorga  el estatus para creerse “garantes” del cumplimiento de las normas sociales/morales/religiosas.

También me preguntaba que mecanismo hacía que mi amiga no cuestionase la norma y actuara en contra de su mayor deseo, que es ser la madrina de su hija el día de su confirmación. Como llegamos a darle más valor a una norma que a nuestros propios deseos y  razonamientos.  Me preguntaba que factores tienen que ver en el proceso de crecimiento que todos vivimos ( a veces de manera dolorosa) de romper con las normas aprendidas en el entorno familiar, social, cultural y elegir nuestros propios criterios, aprendiendo a vivir en la duda y la incertidumbre que supone romper con la seguridad que nos proporcionan las normas. ¿Tiene que ver con crecer en entornos familiares seguros a la vez que flexibles?, ¿tiene que ver con modelos educativos que nos  enseñen  a dilucidar, debatir, cuestionar?, ¿tiene que ver con características personales?

normas1

Más en http://leticiasilvela.wordpress.com/

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2673 entradas.

2 comments

  1. Sin ánimo de polemizar, la religión que profesa tu amiga, se basa en eso, en normas que debes acatar si eres creyente. Es por eso que no se permite el casamiento católico si alguno de los contrayentes está divorciado y mucho menos el madrinazgo. Te aclaro que entiendo tu postura porque opino de forma similar pero si decides seguir esa creencia viene con todo el combo.

    1. buenas marta, gracias por tu reflexión, viene muy al caso. En realidad mi intención no era polemizar sobre religión, la sociedades, los grupos nos organizamos en torno a normas que nos ayudan a convivir y repetarnos y la religión no es más que un grupo más. Lo que yo quería subrayar es precisamente lo que tu nombras como creencias; el proceso poer el cual pasamos de una norma que cumple una función a una creencia- algo que creemos aunque vay en contra de la razón. Y los motivos suelen apuntar en la misma dirección : las creencias/normas nos dan seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *