Cualquier día de estos… – por PROSILAND

Cualquier día de estos voy a intentarlo.

Sí. Y poner en marcha ese sueño dormido.

Es solamente cuestión de pensarlo y dar el primer paso;  de mirar al frente y no dudarlo.

Cualquier día…

Bastará poner en orden las cosas, las ideas; tal vez aparcar la rutina. Cuando tenga tiempo, sí, en cuanto pueda. Muy pronto.

Cuando el trabajo me lo permita, haga todas las compras pendientes o la televisión me dé un respiro. En cuanto me levante de la siesta o tal vez cuando me quede sin batería  tras contestar todos los “whatsapps”. Eso haré.

–¡Hay que ver treinta y siete sin responder ya!– Esto no puede ser…

Bueno, hay tiempo, tengo toda la vida.

Sí. Y también cualquier día de estos tengo que llamar a los míos, es que se me olvida. Tanto estrés no es bueno, no puede serlo.

–¡Otro, tweet, espera, ya te contesto!… 

–¿Por dónde iba?–… Sí. Qué mañana mismo tengo que llamar a mi madre sin falta. Llevo ya muchos días sin hablar con ella, pero es que llevo unas semanas tan, tan liado, que apenas tengo tiempo para nada.

–¿Habré actualizado mi Facebook?– Vaya cabeza tengo… venga. 

Y también debo telefonear a Pedro, y al resto de la pandilla que apenas si nos vemos. Aunque con el grupo de “Line” estamos al día de todo. Claro. La verdad es que las fotos que colgó el otro día de sus vacaciones eran preciosas. –¿Era a San José dónde iba?–… Bueno ya le preguntaré cuando lo vea.

Y ahora que me acuerdo cualquier tarde tengo que retomar de nuevo el entrenamiento. Pero es que en vacaciones al final no te queda tiempo para nada. Las horas se pasan volando. Siempre me pasa lo mismo. Tal vez el jueves –¡Ah no, que creo que ponen la final de la Supercopa!– Bueno… 

Cualquier otro día.

Y tal vez entonces daré un paseo por el simple placer de hacerlo. Sin prisas. Sin rumbo. Y sin avisar, tomaré de la mano a mi pareja y saldré a la calle a desgastar aceras. O buscaré lugares recónditos para besarnos, perdidos entre la gente. Subiremos al coche sin más equipaje que nosotros mismos, y llegaremos hasta donde el depósito nos lleve. No importará el sitio sino el camino. Para descubrir que allí, a lo lejos, el aire es más puro porque estamos juntos.

Cualquier día, sí, cualquiera.

Pero sobre todo, cualquiera de esta semana voy a romper contigo. Sí. He decidido que tengo que hacerlo. Es necesario de una vez abandonarte…

Romper contigo, duda permanente.

Contigo, indecisión que nos corroe. Contigo olvido… indolencia.

Para no volver a perder ni uno de esos momentos que son un tesoro y así volver a saborear cada segundo. Para retornar a la verdad nos devuelve a la esencia, a la caricia de lo cercano. Al tacto, al disfrute simple de la mirada… al pulso real de la vida.

Cualquiera. Ya no hay esperas.

Y así, dibujar mañanas distintas y reencontrarme con voces y abrazos.  Perderme en el cálido bosque de los que me quieren, y olvidar la salida.

Hacer de tu compañía mi camino, y del tiempo eterno de estar a tu lado, razón y guía.

Cualquier día de estos. Pero mejor hoy. En este momento: Aquí y ahora.

Así que sin más te dejo. Me marcho sin despedirme. Hoy, voy a olvidarte para siempre… indiferencia. 

de la mano

DEDICATORIA:

A la vida y al tiempo, nuestro más valioso tesoro.

A tus ojos que me hablan…

El blog de PROSILAND es http://paraelviento.wordpress.com/

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2910 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *