Cruzar Castilla en mayo

Un mar de cereal ondea mecido por el viento. Pradera inmensa, salpicada con rojo de amapolas, refleja la luz de la tarde con ese tono verde claro que tanto te gusta. El campanario, a lo lejos, es el centro de una isla que emerge entre los trigales. La luna se confunde aún con los cirros, a un palmo por encima de los tesos que dan forma al horizonte. La carretera desierta, sin curvas, termina donde se pierde la vista al encontrar el cielo. Un halcón vuela a contraluz. Tú viajas a mi lado y no lo sabes. En el verde, en la luna y en el horizonte.

Es hermoso cruzar Castilla en mayo.

castilla daniel huerga

Daniel Huerga

Daniel Huerga Ha publicado 19 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *