Crow Jane – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

El bluesman yace enterrado
en algún lugar del delta
no muy lejos del latido
vivo del Misisipí.
Entre viejos cementerios
de automóviles y cruces
de caminos, vaga errante
y sediento su fantasma
buscando un acorde hundido
en un vaso de licor.

Crow Jane, Crow Jane, cantaba,
te dispararé solamente
por el gusto de verte caer.

Solía afinar el bluesman
las balas de su revolver
al mismo acorde menor
que las seis cuerdas quejosas
de su quebrada guitarra.
Su voz aguda, ululante,
anunciaba la tragedia
como el tañido fatal
de la campana en lanoche
presagiando horrores nuevos.

Crow Jane, Crow Jane, cantaba,
te dispararé solamente
por el gusto de verte sufrir.

Mary, la chica del bluesman,
besaba con el aliento
de polvora y entregaba
sus amores mercenarios
con caricia de navaja.
Tuvo una mujer honrada
en otros tiempos y el diablo
se la llevó para siempre.
Desde aquel momento el bluesman
enterró su corazón.

Crow Jane, Crow Jane, cantaba,
te dispararé solamente
por el gusto de verte morir.

2015-10-13 17.46.50

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 886 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *