Crónica del último Concierto Taliano 2013 (25 mayo 2013)

Auditorio de Madrid, lugar para el crimen perfecto. Llego al último concierto de la temporada del Grupo Concertante Talía con ese sabor a despedida que mezcla lo amargo con la excitación de un final apoteósico. De la mano de Silvia Sanz Torre me espero cualquier corolario. La temporada ha sido rica, riquísima en matices y espléndida música. Ella es capaz de cualquier cosa.

taliaMientras se colocan los músicos en el escenario empiezo a hacer mi ejercicio rutinario de localización. Allí están. Mi viola preferida, Irene Labrado. Dos primeros violines de bandera, mujeres ellas: Blanca Castillo y Jenny Clift. Y otros muchos cuyas caras y gestos empiezan a ser muy familiares a mis ojos.

Tres Maravillas. Tres piezas totalmente dispares. Veamos.

El concierto para clarinete de Mozart es una pieza romántica, tremendamente bucólica. Suave, melodiosa, primaveral. Las notas parecen flotar por el Auditorio. En especial, las del clarinete de Tania Villasuso. Una jovencísima solista que sujeta el clarinete con la delicadeza de quien es consciente de tener un tesoro entre manos. Soberbia interpretación.  Te recomiendo, lector, que vayas a escuchar a esta solista exquisita tan pronto tengas oportunidad.

crónica2El Gloria de Poulenc, segunda Maravilla, es una muestra de fuerza y solemnidad. El Coro Talía inunda el Auditorio con esas magníficas voces llenas de entusiasmo, bien querer y ganas de dejar huella. Inconfundible la voz de mi barítono preferido, mi oído la localiza con sorprendente facilidad. Es peculiar, profunda y parece ser de mi propia sangre. Soprano Pizpireta y Soprano Blancanieves en primera fila, cantando con emoción, orgullosas de su Coro. No es para menos. En un momento, dado el espectáculo de voces y orquesta es tan increíble que fantaseo con convertirme en Harry Potter y salir volando con mi butaca del Anfiteatro, para posarme frente a la Directora y observar de cerca sus gestos, su arenga entusiasta al Coro. Para ponerme cerca de los violines, para rozar la primera fila del Coro y escuchar bien de cerca las voces femeninas. Para situarme al lado de esa espectacular soprano que es Estefanía Perdomo.

De postre, la tercera Maravilla: La suite de Ravel, “Dafnis y Cloe”. Pieza complicada donde las haya. Silvia Sanz decide, dada la dificultad de la suite, dirigirla sin partitura. El miedo es para los cobardes. Bajo la mirada atónita de los miembros de la Orquesta Metropolitana de Madrid, comienza a dirigir. Siempre decidida, siempre sonriente. Las notas parecen contraponerse unas a otras, al igual que los instrumentos. Suenan unos tras otros en una desordenada armonía. Y la música gira en remolinos, dando la vuelta al escenario. Un precioso y curiosísimo espectáculo auditivo. Por cierto; dos detalles de los que no puedo olvidarme. En la percusión, una damisela muy guapa y especial manejaba el triángulo como una auténtica profesional. Y la dirección de Silvia Sanz con la batuta, el cuerpo, los ojos, las manos, las caderas, la nariz. Hay momentos álgidos en que la batuta marca una diagonal que parece partir en dos el Coro. Merece la pena ver esto que relato en vivo, puedo asegurarlo.crónica1

En fin, tengo que agradecer a la Jefa, Silvia Sanz Torre, al Coro Talía y a la Orquesta Metropolitana de Madrid el haber conseguido que esta temporada haya sido, para mí,  de 10 musicalmente hablando. Mil gracias a todos. Gracias, Silvia. Gracias… María Isabel, Sarah, Jenny, Blanca, Irene, Alejandro, Estefanía, Alba, Rodolfo, Alfonso… Sobre todo, gracias inmensas a mi Barítono Predilecto, pues fue quien insistió en que fuera a escuchar un primer concierto.

Las fotos son de Rebeca Llamazares (@Rebeca_Ll), quien sigue mis pasos fanáticos. 🙂

Elena Silvela

Elena Silvela Ha publicado 310 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *