Confesiones en un bar – por POETA BORRACHO

Mis sienes laten con fuerza, esta noche apenas he podido dormir, mi espalda recuerda cada uno de los muelles del maldito colchón y el sueño me quiebra en pedazos. Trato de escribir algo para mantenerme activo, agarro un bolígrafo que acababa de comprar de los chinos y comienzo a vomitar palabras sin conexión aparente sobre un folio garabateado con direcciones y teléfonos, quizás surja la inspiración en alguna palabra.

En el bar desde el que escribo, un hombre con acento francés le recrimina a la cocinera que el arroz está pasado y que lleva más de tres días cocinado. La cocinera se defiende argumentando que quizás no sea la mejor cocinera del mundo, algo que parece obvio a primera vista, pero jura y perjura que el arroz es de esa mañana, el hombre se mantiene firme, asegura que es cocinero y amenaza con llevarla a sanidad. Yo observo curioso la escena desde la mesa con una cerveza en la mano, estas situaciones siempre son divertidas, me mantengo callado aparentando falsa indiferencia, tratando de ocultar el esbozo de sonrisa que comienza a dibujarse en mi rostro, hay que ser realmente imbécil para entrar a este antro a probar una paella valenciana, pero si encima vienes de fuera, es que ya estás en un nivel de estupidez superior. Al final la cocinera jefe se lo quita de encima como puede, le da un taper lleno de paella para que se lo lleve a sanidad o a quien quiera, y para que ponga todas las denuncias que desee. Yo apuro mi cerveza, todavía no estoy borracho, cierro los ojos un rato y pienso que ser comercial es un trabajo de mierda, que la vida está mal hecha porque viene sin botón para rebobinar, y que el arte ya no se valora tanto como antes. Cuando los vuelvo a abrir me encuentro frente a mi un curioso personaje, es un hombre mayor de pelo canoso y mirada profunda, pasaba los sesenta, el rostro reflejaba los estragos dejados por el alcohol y los excesos, portaba una barba de varios días bastante descuidada, se acercó con paso firme y pronunció una sola frase con voz grave:

Nada muere tan dura y lentamente como un escritor.

Este relato fue escrito en un momento de bajón físico-anímico, momentos en los que hay que dejar salir al lado oscuro que llevamos dentro para que las malas energías queden atrapadas en el papel.

bukowski-title

Poeta Borracho

Poeta Borracho Ha publicado 8 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *