Concierto inolvidable de Yehudi Menuhin en Saanen – por PEDRO PABLO MIRALLES

Por razones familiares me encontraba ese mes de agosto de 1976 en Saanen-Gstaad, tierras suizas que desde hacía tiempo había elegido el célebre violinista Yehudi Menuhin para vivir largas temporadas. Paseando por esa localidad con los Alpes al fondo, me percaté en un pequeño tablón callejero de anuncios, que en unos días tendría lugar un concierto de Menuhin en la iglesia de Saanen. Tomé la firma decisión de asistir a ese encuentro musical que nunca olvidaré y en mi recuerdo ha quedado esa pequeña y sencilla iglesia del siglo XIII, con las paredes interiores pintadas posteriormente con frescos muy coloridos y la torre del campanario de madera como el suelo, los bancos y el pulpito.

Ese recuerdo se ha engrandecido cuando todavía veo aparecer con su violín a ese ser alto, delgado, sonriente y simpático que era Yehudi Menuhin. Los poco más de un centenar de asistentes que llenábamos la iglesia de Saanen, saludamos al maestro poniéndonos de pie un rato razonable y guardando un silencio respetuoso por razón del lugar donde estábamos reunidos. Todavía suenan en mi mente las piezas barrocas que interpretó, Bach y Vivaldi tuvieron que estar presentes pero, cosa curiosa y contradictoria, no recuerdo cuales fueron y las escucho. Como también siento el silencio de los que asistíamos al concierto cuando entre pieza y pieza interpretada y al final nos pusimos en pie en agradecimiento al maestro Menuhin. También recuerdo que en más de una ocasión se me cayeron las lágrimas de emoción y felicidad y no fui el único.

 

Panorámica de Saanen. Fotografía: Mesch & Ugge AG.

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 183 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *