Con disciplina estética… – por JUAN ANTONIO LÓPEZ DELGADO

Si en una voluntad artística cupieran no más de tres elementos, necesariamente habrían de ser: armonización con un campo visual materializable; elevación del mismo hacia su dignidad estética y descenso hasta la invasión ejecutora.

En lo ajeno al ambiente de los grandes centros metropolitanos cabe una pureza de espíritu plástico; y en la soledad burguesa o campesina una riqueza de valores que se divorcien del propio ambiente aspirando a la unanimidad, la cual, cuando es admirable, se denomina liturgia.

Cabe, además, en la región de lo epigonal, la sempiterna inspiración clásica que nutra el arte mejor de la joven plástica en España. Y, como decía, D’Ors, lo clásico es, en rigor, lo que excluye el bastardo elemento estético que es la sorpresa.

Siempre nos ha parecido muy poco fiable, a propósito de la obra plástica de Juanjo Villaescusa, como intelectual higiene contra su aparente dispersión individualista, la virtualidad de aquella doble fluencia: búsqueda de renovación infatigable y sujeción vigorosa al ambiente nativo.

La nueva unidad de arte y técnica en Villaescusa, tejida de silencios sobre el cañamazo de una tensión sincrética, parece aducir soluciones racionales del universo en la configuración de símbolos, pero sin desarraigo nunca de la realidad.

En este sentido, acaso sin él advertirlo, cuán cerca de la vanguardia constructivista de la Bauhaus, cuando la escuela de Gropius proponía la interiorización de los conflictos sociales y su restitución estética, cosa que sólo Paul Klee consiguió funcionalizar en su sistema figurativo.

Otras veces, empero, Villaescusa retira con complacencia los velos de símbolos, intentando que todo se le arrecime: pigmentaciones poderosas, luminiscencias de floresta, hortales de plata, azafrán y lapislázuli.

No son, con todo, sino grávidas semillas de una vasta concepción pictórica que teje hoy y desteje a la noche, porque mañana configurará esa otra apoteosis de su camino claro.

Turbulencia – Juan José Molina Villaescusa

Juan Antonio López Delgado

Juan Antonio López Delgado Ha publicado 21 entradas.

Murcia, 1950. Profesor de Enseñanza Secundaria. Doctor en Filología Románica. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia (Madrid). Especialista en temas literarios e histórico-artísticos de los siglos XVIII y XIX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.