Cerco – por ALEJANDRA MEZA

Después de tanto conceder
es necesariorefrenarse.
Derramarse al amar esinfructuoso
tal como echar abono alsuelo muerto.
Qué necesario eseducar al corazón,
jalar la brida de lacordura a tiempo.
«A tiempo».
Si tan solo pudiéramosadivinar
el instante necioantes de abrigarlo…

He de rodearme el alma
con un cerco depunzante metal
pues no deseo que sedesborde
y si lo hace,
quiero que se pinchecon mi orgullo oxidado.

Es triste retraersecomo el mar,
esconderse trasbambalinas
cuando la función aúnno ve el fin
de su mitad primera.

 

Alejandra Meza

Alejandra Meza Ha publicado 90 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *