Narciso – por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC

Buscábamos tesoros en los pecios de los barcos hundidos, escrutábamos los misterios de las simas profundas para encontrar las fórmulas del cosmos. Y también levantábamos la vista hacia el oscuro vacío insondable de la bóveda celeste intentando construir unas preguntas correctas. Con la luz como la única respuesta y el silencio hondo como alternativa, sufrimos…

Compartir – por ENRIQUE MARTÍNEZ RUIZ

Es posible compartir amigos, y emocionarnos sus recuerdos. Podemos compartir experiencias, enriquecedoras y gratificantes. Es posible compartir lugares y recordar la magia de su encanto. Podemos ser compañeros de viaje y experimentar nuevas emociones, al descubrir paisajes ignotos. Es posible compartir la satisfacción de un trabajo bien hecho. Nos reconforta recibir ayuda y culminar con…

El alma de su tiempo – por RUBÉN LOZA AGUERREBERE

Acierta Soledad Puértolas cuando escribe: “hay más alma que corazón en Chéjov”. En la vida del escritor ruso (nacido en 1860, hijo de padres modestos) no hubo episodios sobresalientes. Su andadura terrestre transcurrió con la misma normalidad con que vivieron sus personajes, dolidos por agitaciones interiores. Antón Chéjov se graduó como médico; la profesión le…

El siglo veinte corto – PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC #soneto

“¿Cómo hay que explicar el siglo XX corto, es decir, los años transcurridos desde el estallido de la primera guerra mundial hasta el hundimiento de la URSS, que, como podemos apreciar retrospectivamente, constituyen un periodo histórico coherente que acaba de concluir?” Eric Hobsbawm. Historia del siglo XX Condensamos el siglo reducido entre el cielo rojizo…

Gol de México (God, please, bless America) – por ALEJANDRA MEZA

Los norteamericanos decretan God, bless America no como una plegaria sino como una sentencia: Dios bendice a América. Tras tres años de vivir en sus tierras aún trato de comprenderlo. Los partidos de soccer entre México y Estados Unidos conllevan siempre un carácter emocional, quizá porque compartimos una frontera, quizá porque el segundo es el refugio de millones de…

Ilusiones y crepúsculos – por RUBÉN LOZA AGUERREBERE

Bajo la alta luna transparente de aquellos atardeceres detrás de las colinas azuladas que diseñan el horizonte, en Minas, pequeña ciudad, aprendí que si uno sueña con los ojos abiertos puede salvarse de la soledad.  Y supe también que los crepúsculos, como las ilusiones, no son adornos del espíritu, son el espíritu. Mi amigo, el…

¡Tú puedes mi’ja! (God, please, bless America) – por ALEJANDRA MEZA

Los norteamericanos decretan God, bless America no como una plegaria sino como una sentencia: Dios bendice a América. Tras tres años de vivir en sus tierras aún trato de comprenderlo. ─Finalmente, ¿sabes jugar golf? ─, preguntó Normand, el dueño de la compañía. ─ No, señor ─, respondió mi esposo. ─Te aconsejo que aprendas a jugar,…

El Bioy Casares desconocido – por RUBÉN LOZA AGUERREBERE

Adolfo Bioy Casares, nacido en Buenos Aires en 1914 y fallecido en 1999, merecedor de diversos premios internacionales, el Premio Cervantes de 1990, entre ellos,  escribió su primer libro cuando tenía nueve años. Según declaraba, lo había hecho para atraer la atención de una prima suya, de la se había enamorado. Luego, a esa circunstancial…

Más que una anécdota de Gaudencio Costa – por PEDRO PABLO MIRALLES

Esa mañana gris del 2 de noviembre, Gaudencio Costa no fue al desvencijado Café Peroles a pesar de haber quedado allí con su querida Laurita para comentar los poemas que había escrito los últimos días tan propicios a la inspiración. La sirvieron un tinto con aceitunas aliñadas por la propietaria de la abacería de enfrente,…

La cámara indiscreta (God, please, bless America) – por ALEJANDRA MEZA

Los norteamericanos decretan God, bless America no como una plegaria sino como una sentencia: Dios bendice a América. Tras tres años de vivir en sus tierras aún trato de comprenderlo. El tráfico en la ciudad donde vivo se encuentra organizado a la perfección. Las señales son oportunas y encierran un mensaje certero. Por ejemplo, “Stop”…