Campanario, por PABLO RODRÍGUEZ CANFRANC #soneto

Bajo las horas del tiempo de plomo
ya no valen lágrimas ni perdón
tan sólo pintar los sueños de ron
y rascar la hiel con un cuchillo romo.

Todas las gotas de lluvia certera
vienen del mismo francotirador
del campanario, amigo del dolor,
un matón acostumbrado a la espera.

La función de títeres ha acabado,
las llamas de las velas parpadean
al borde del teatrillo cromado.

Ojos de marioneta ningunean
el aliento ficticio de la vida
con sus cuencas que el vacío sortean.

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 825 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *