Botella de aguardiente – por F. NAVARRO

La preparación para convertir una botella de aguardiente en un instrumento musical de percusión consiste, como única providencia, en dar cuenta del contenido. No todas las botellas de anís valen para hacer música. Las de Machaquito, Bombita, Chinchón de la Alcoholera y Las Cadenas no sirven. Las tres primeras por ser completamente lisas y la cuarta, porque a pesar de tener relieve, éste está afinado en una tono que no resulta musicalmente agradable al oído del hombre. Sin embargo ese son resulta magistral y eficientímo para amaestrar hurones. Los mustélidos domados a ritmo de botella de Las Cadenas no dejan que se les escape ningún conejo.

Los mejores recipientes de anisado para hacer música son La Castellana y El Mono. El esmerilado de las botellas, completamente afinado y en el mismo tono de los más celebrados villancicos y verdiales, parece ser obra de prestigiosos luthiers.

les_luthiers_asturias-movil

Francisco Navarro

Francisco Navarro Ha publicado 98 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *