Basilio – por FRANCISCO NAVARRO

ADOBE

Basilio es un tipo con poca personalidad y barba rala y gris. Basilio gasta gafas, cómo quien esto escribe, desde siempre y las lleva desde siempre sucias. Las gafas de Basilio, según su abuela, parecen «dos adobes»; para la abuela de Basilio el adobe era el epítome de la suciedad. Basilio se mira cada mañana al espejo, sin gafas, a ver que ve; pero no ve nada, solo la misma cara anodina de todas las mañanas. De vez en cuando saca la punta de la lengua o guiña un ojo delante del espejo, más que nada por reafirmar que no es tan soso como la gente dice y a la vez (¡qué narices!), por dar una nota de color al aseo matutino.

Los adobes son ladrillos hechos con barro y paja y secados al sol. Es lo que fabrican los israelitas en la película Los Diez Mandamientos mientras el egipcio calvo les sacude con el látigo de siete colas. Las casas hechas de adobes son fresquitas en verano y calientes en invierno. Basilio oyó contar a su madre una historia de sufrimientos humanos en la que había mujeres que recogían polvo de los caminos para hacer adobes, pero no está seguro. La madre de Basilio estiraba las historias hasta límites insospechados e hiperbólicos, aun sin saberlo.

 

Francisco Navarro

Francisco Navarro Ha publicado 98 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *