Bailo por el jardín cada día – por PEDRO PABLO MIRALLES

 

En la vida hay que bailar con alegría en busca de la felicidad. Se baila con el cuerpo al ritmo que nos regala la música. También se baila con la mente, en silencio o con música. Baile y sentimientos van unidos. Se puede bailar en pareja, en grupo o en la soledad de cada uno. Baile y sexo están estrechamente ligados, ambos sensibilidad, delicadez y belleza.

Toda persona ha de cuidar con esmero su jardín, ya lo dijo Cándido el optimista, “il faut cultiver notre jardín”, ese jardín tan delicado que llevamos dentro, jardín del cuerpo y el alma. Jardín con plantas y flores o sin ellas, que también los hay, es parte esencial de la existencia. Un tiesto pequeñito con una planta o una florecilla, puede ser un jardín inmenso de felicidad.

Con alguna frecuencia recibo comentarios sobre mis textos en Las dos Castillas de una buena amiga que vive en California, esa costa americana bañada por el Pacífico. Aprendo mucho de esos correos electrónicos y me dan qué pensar. Por eso pedí autorización a mi amiga para tomar algunas frases de sus e-mails, pues me resultan oxigenantes, animan, me trasmiten felicidad y vaya aquí una pequeñita muestra: en uno se despide con una formula maravillosa, “voy al jardín para ver el sol y te mando un abrazo” y, en otro, me dice de forma sencilla y espontánea, “Cada día es una aventura. Bailo por el jardín cada día”. Esas pequeñas frases, nada más escribirlas, se trasforman en una antología y un canto espiritual de felicidad y alegría, son una sonrisa contagiosa, un ejemplo de vida a seguir: bailar y cuidar el jardín al mismo tiempo.

jardin-florido-en-sainte-adresse
El «Jardín Florido de Saint Adresse» de Monet

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 201 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.