Ayer – por LOLA SÁNCHEZ LÁZARO

Las paredes desconchadas,
las grietas profundas
como simas,
las vigas de madera,
otrora impecables,
comidas por la carcoma.

Alzó la vista,
dejó merodear sus pensamientos
de una esquina a otra,
volar y volar,
hasta enjaularlos de nuevo.

Pintura, barniz, fungicidas
y empeño.
Cabezonería y tesón,
las puertas cerradas
a cualquier viento contrario.

Y lo acabó.

Contempló su obra
casi en penumbra;
fue suficiente.

Los meses corrieron
en una habitación vacía.

Y volvió.

Traspasó el umbral,
dos pasos temerosos
le acercaron a su propio yo.

Las tuberías reventadas,
la madera agrietada,
el olor a agua estancada,
la pintura llorando en las paredes.

Cerró.
Y no regresó.

 

Depositphotos

Lola Sánchez Lázaro

Lola Sánchez Lázaro Ha publicado 74 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *