Una visita nocturna inesperada en La Casona – por PEDRO PABLO MIRALLES

Conforme las pisadas silenciosas del calzado con suela de goma avanzaban lentamente, no había dudas, alguien había entrado en La Casona, un tanto desvencijada por el transcurso de los años desde que la construyó mi abuelo a comienzo de los años cincuenta en este pueblo norteño de 250 habitantes. El edificio tenía una alarma tan…

La respuesta pacífica a la violencia y el perdón – por PEDRO PABLO MIRALLES

La violencia, sea del tipo que fuere y quien la practique, es la actividad más execrable del ser humano porque conduce a su destrucción, no tiene justificación posible. A veces se practica por unos pocos para causar daño a muchos, incluso a colectivos o sociedades enteras y también, de forma permanente, se llega a practicar…

Vivir y volar – por PEDRO PABLO MIRALLES

Reír, cantar y llorar, cuanto más mejor, vivir. Despacito y en silencio, disfrutar y soñar, vivir. Sólo o acompañado siempre compartir, vivir. Mimar los sentimientos propios y ajenos, vivir. Lo pequeñito es lo más grande, vivir. Observo en su nido cuatro polluelos de golondrina, tienen un delicado, encantador y musical píu, píu, píu. sus cabecitas…

Los Vencejos de la Monumental de las Ventas – por PEDRO PABLO MIRALLES

De las muchas particularidades que tiene la plaza de toros Monumental de Las Ventas, con un aforo de cerca de veinticuatro mil personas, segunda plaza de mayor del mundo después de los cincuenta mil asientos de la Monumental de México, hay que destacar sus vencejos, ave voladora donde las haya. Gran parte del público que…

¿Dios existe? – por PEDRO PABLO MIRALLES

Necesitó una misa previa, el agasajo de representantes y prebostes de unas cuantas confesiones religiosas, no todas y menos la musulmana, reverendos y pastores evangelistas, arzobispo y cardenal católico, rabino judío y el ensalzamiento de un coro mormón. Después de que su Vicepresidente terminase el juramento pidiendo que Dios le bendiga, juró él también el…