Diccioleches no existe, pero me la refanfinfla (esta sí) – por DANIEL CARAVELLA

¡Qué lindo mi diccionario! De pequeño y aún, lo admiro, tanto como a mis partituras, que costaban muy caro, pero eso puede ser de otro ripado Como casi todos, descubrí con asombro, caca, pedo, tetas, coño, carajo y una palabra rara, repollo. Después esto paso (gracias a Dios). Descubrí que enriquecía el latinajo que hablaba,…

Màrtirs i Compains – Los ripios de DANIEL CARAVELLA

Plorem, plorem, activem la fase tres, a la conquesta del govern. Ja ens han detingut, toca el convingut. Siguem els màrtirs d’aquesta persucición. Sortim als carrers amb moderació. Plorem pels nostres companys màrtirs de la nostra revolució. En el contexto general, “que se vayan, nos da igual estamos bastante hartos que sólo vengan a sablear….

De nuevo, Farinelli – por DANIEL CARAVELLA

Alocado, caradura, te llegó la primavera, como al Almendro, la Flor de Febrero. Como campo agreste, eres la alegría, una fuente. Tu primavera estrenas, Albahaca, tomillo, Hierbabuena. Más tanto jolgorio, es una quimera, días contados al pobre le quedan. Adiós a los aromas, adiós primavera, sosiego y calma. Descanse el guerrero. Queda en paz. Queda…

La churrera de Adelina (II) – por DANIEL CARAVELLA

El noble arte del ojeador consistía en avanzar desde el lado opuesto de la partida, cencerro en mano, despertando a todo bicho viviente, bueno concretamente infartando a todo bicho viviente que estuviera tranquilamente dormido en sus nidos. Tamaña gentileza matutina, provocaba como es natural en los habitantes del coto, una irrefrenable necesidad de practicar el…

Al Mofrag – por DANIEL CARAVELLA

Si se tratase de mi cuaderno de pastas de hule, comenzaría hablando de depósitos que desde el precámbrico se fueron sedimentando paulatinamente hasta llegar al Silúrico. Que en su camino, lleno de transgresiones y regresiones de plataforma marina, con mayor o menor nivel energético, se habría configurado un paisaje laminado de esquistos, pizarras grises, negras,…