Atarazanas – por ÁLVARO MÁRQUEZ

Veo luz trémula tras del óculo soñado
que abrió la mano del hombre.
Meto riñones como las pechinas
derrengadas por los siglos de trabajo.
Oteo cada nervadura, no sea que me den
mampuesto por fábrica fina.
Buceo bajo la rasante de la duda
jugando a ser topo adivino.
Respeto como fulmino cada mechinal en nido.

 

La brisa fresca ensarta las naves
traspasando sus recuerdos.
Escucho castrenses ecos
que me cuadran el instinto
de armas de roble y laurel.
Calculo a ojo, discrepo, sueño:
que me lleven los demonios
como me reclame el cielo,
o hinque los pies al albero
mutado en mujer de Lot.

 

Álvaro Márquez

Álvaro Márquez Ha publicado 47 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *