Así es el destino, por PEDRO PABLO MIRALLES – #relatos

Con una agilidad de la que nunca había hecho gala, Paco sacó el cuchillo que llevaba prendido en el cinturón, que apenas se percibía debajo de ese jersey gris de lana fina y ¡zwisssstsshhh!, le sesgó un corte en el cuello del que solo brotaba con lentitud una masa de sangre que todo lo inundaba.

Paco no se había percatado del pequeño orificio que había aparecido de forma súbita entre su pecho y estómago, cuyo origen no era otro que el disparo seco del pequeño revolver que llevaba Ciruelo en el bolsillo derecho del abrigo, cuyo gatillo apretó sin dejar ver el arma.

Ambos cayeron despacito, mirándose a los ojos y sin decir nada, no se escuchó un quejido. Sus cuerpos quedaron tendidos a escasa distancia en la cuesta del barrizal, próxima a la barriada chabolista del Destino a las afueras de la ciudad.

¿Por qué? Nadie supo dar respuesta. Paco y Ciruelo eran muy queridos por todos en el barriada. La única persona que podría dar razón es Inesita, la hija mayor de Tomasa y Ramón, que presenció y padeció todo desde el comienzo de la mañana. Pero Inesita calla y guardará siempre silencio. Así es el Destino.

 

descampado-large

 

Pedro Pablo Miralles

Pedro Pablo Miralles Ha publicado 200 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.