ARTURO REX: Las tumbas de Arturo y Ginebra

“Los propios monjes benedictinos de Glastonbury colaboraron de buen grado en la operación propagandística, pues las donaciones de Enrique II les habían salvado de la ruina económica, convirtiendo a su monasterio en uno de los más ricos de Inglaterra. Esta colaboración prosiguió tras la muerte del monarca, acaecida en 1189. Dos años más tarde, los propios monjes de Glastonbury extendieron la noticia de que habían “descubierto” en el cementerio de su abadía la auténtica tumba de Arturo y Ginebra, la cual fue abierta con gran pompa en presencia de los prelados y cortesanos ingleses. En su interior se encontró una pareja de esqueletos, conservando el de la mujer una hermosa cabellera dorada. Junto a ellos había una cruz que contenía una inscripción con sus nombres y que desapareció misteriosamente poco después. Con esta operación se eliminó definitivamente la “esperanza bretona” del regreso de Arturo y se garantizó la “autenticidad” histórica de la leyenda y del propio Arturo, ligándola a la dinastía de los Plantagenet.”

Rafael Domínguez Casas. Tradición clásica y ciclo bretón en las órdenes de caballería

hqdefault

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 730 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *