ARTURO REX: el mago Klingsor

Klingsor o Clinschor es un personaje que introduce por primera vez en la literatura del Grial el alemán Wolfram Von Eschenbach en su obra Parzival. Se trata de un misterioso nigromante que no aparece directamente en todo el relato, pero cuya presencia está en todas partes. El texto que sigue cuenta la historia de Klingsor, de cómo fue castrado por el rey al descubrirle con su mujer y cómo aprendió magia para vengarse y se convirtió en poderoso.

“Si os cuento su secreto, tenéis que perdonármelo, pues no es muy decoroso que os diga cómo llegó a las artes mágicas. De un solo corte, Clinschor quedó castrado». Gawan se rió mucho de esto, pero la reina continuó: «En Caltabellota, que es un castillo seguro y famoso, se convirtió en la mofa del mundo. El rey lo encontró con su mujer: Clinschor dormía en sus brazos. Durmió allí caliente, pero tuvo que pagar por ello: el rey con sus propias manos lo dejó liso entre las piernas. El señor del castillo creyó que era su derecho. Lo castró tan bien que nunca pudo volver a dar placer a una mujer. Mucha gente padeció penalidades por ello. Por lo demás, la magia no fue inventada en Persia, sino en una ciudad que se llama Pérsida. Clinschor viajó allí y aprendió cómo conseguir con artes mágicas lo que quería. Debido a la ignominia que había sufrido su cuerpo, guardó siempre rencor a los hombres y a las mujeres (me refiero a los distinguidos). Se alegra de todo corazón cuando puede arrebatar la fidelidad. También un rey llamado Irot, de Rosche Sabins, tenía miedo ante el peligro, por lo que le propuso regalarle todo lo que deseara a cambio de obtener la paz. Clinschor recibió de él este monte, famoso por ser inexpugnable, y además ocho millas a la redonda, y erigió sobre él, como veis, este castillo maravilloso. Aquí hay muchas maravillas de todo tipo. Si se quisiera sitiar el castillo, habría aquí arriba víveres variados para treinta años. Clinschor tiene asimismo el poder sobre todos los malos y buenos espíritus que viven entre el firmamento y la tierra, a no ser que estén bajo la protección de Dios.”

Wolfram Von Eschenbach. Parzival (siglo XIII)

images

Pablo Rodríguez Canfranc

Pablo Rodríguez Canfranc Ha publicado 921 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.