Aromatizándose

hombre dorado6

Su vista se posa en los basureros. Se acerca, levanta la tapa y husmea. Mientras un aroma putrefacto se apodera del lugar, puedo escuchar perfectamente como inspira y se deleita con el olor. Doradín no es de este mundo, definitivamente. Pasado un rato, baja la tapa -gracias a Dios- y mira hacia el cielo. Silencio. Me pregunto si el aroma a mierda será un método efectivo de comunicación con los suyos. Todo es un misterio hasta ahora.

Foto: HUMBERTO YBARRA

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2693 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *