Antes de hacer nada voy a soñarlo todo – por GUILLERMO URBIZU

Importa poco que no me concentre en lo que estoy haciendo.
Me hablan y respondo con algún “desde luego”,
o con un simple “por supuesto”. 
Y busco una mesa donde sentarme, o cerrar los ojos
allá donde esté, para acudir donde no estoy.
La memoria se arrodilla ante una charca, a pleno sol.
Llevo mucho tiempo fijándome
en los efectos de la luz en el agua,
o del alma en la luz, o del agua en el alma.
No sé muy bien el motivo -ni necesito saberlo-, pero me da paz.

Hoy la vida está demasiado llena de gente,
y yo sólo quiero un lugar donde acariciar un libro
(a mis años lo de menos es leer).
Por lo visto aquella camarera se llamaba Paula
y está ahora en Barcelona.
Y saboreando un helado de vainilla
de repente me sorprendo de vivir,
y no aprendo la lección: todo se va
yendo.

Me cuesta respirar, y toso,
pero el pensamiento inspira el perfume
de aquellos magnolios en flor;
y vuelve a mí el mismo asombro de vivir,
y la inaudita posibilidad de ser feliz.
La tos es profunda, pero más profunda es la luz
en todos esos encajes de lencería
expuestos en un escaparate.
Y entro en un bar, y en otro, y en un tercero,
pero en ninguno encuentro asiento para mi silencio;
hasta que una iglesia me acoge en sagrado, y Dios mío
ya me ves, siempre tan inevitable y tan callado.
Y es que no estoy dispuesto
a darme por vencido antes de soñarlo todo.
Y es que no estoy dispuesto
a que se oscurezca mi vida con la tristeza.

No me interesa la previsión del tiempo,
ni me interesan los cotilleos o concupiscencia del mundo.
Lo que de verdad me interesa es el estado del alma.
Porque sólo desde un cierto gozo espiritual
es posible hacer algo por los demás.
Y no otra cosa le ocurre a mi patria, a España,
(y al resto de Occidente):
se trata de su necia carencia espiritual,
de ese desinterés por el alma.
Se trata de esa cada vez más evidente incapacidad
de ensimismarse;
conformándose con la apariencia
de lo que ven,
y con la vanagloria de sus actos.

Es por eso que yo voy siempre buscando un sitio
-quizá un poema- donde soñar, y estar un rato.

 

Guillermo Urbizu

Guillermo Urbizu Ha publicado 32 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *