Ánimo – por ENRIQUE MARTÍNEZ RUIZ

El viento, frío y silbante,
azotaba el páramo,
yermo y helado.

El caminante buscó amparo
en el recoveco de unas rocas.
Frágil y escaso refugio,
en aquel helador crepúsculo,
presagio de una noche polar.

Pero no le importó.
Sería sólo un momento,
lo necesario para recuperar el aliento.

Estaba decidido a seguir,
impulsado por su corazón,
anhelante y ardiente;
animado por los recuerdos
de su amada y el calor de su hogar.

Que le aguardaban
algo más adelante.

Y no quería retrasarse.

 

Las dos Castillas

Las dos Castillas Ha publicado 2647 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *