Amor monárquico – por RAFAEL DE LA TORRE

No era un mar pero se le parecía. Era un ojo agraciado de color azul verdoso y por eso ella cedió al impulso e intentó besarle. A Luis, no al ojo. Él se apartó, no estaba acostumbrado. Comenzaron a andar despacio, en silencio, Luis a la izquierda para disfrutar de Olga en el lado desde donde podía verla. Él nunca se había enamorado antes.

— ¿Por qué sonríes? — preguntó Olga.

— Es día de cambios, aunque sea republicano me siento un auténtico rey tuerto.

Ella rió complacida:

— Para mí el resto de los hombres estarán siempre ciegos.

Fue ahora Luis quien la besó. Felicidades. Hoy celebran sus bodas de plata.

 

pareja-paseando

Rafael de la Torre

Rafael de la Torre Ha publicado 54 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *