Ambrosio Rondilla – por FRANCISCO NAVARRO

Ha muerto don Ambrosio Rondilla «industrial vinatero y poeta» según la elocuente necrológica que en «El Heraldo de la llanura» ha escrito Práxedes Muñoz Expósito, de cuarenta y dos años, natural de Manzanares, vecino de Tomelloso, soltero, acomplejado, con eterno olor a naftalina, frente descubierta y documento nacional de identidad setenta millones etcétera.

«El insigne vate Rondilla ha muerto rodeado por el calor de los suyos y reconfortado con los auxilios espirituales proporcionados por don José Padilla, párroco titular de La Asunción de Nuestra Señora y arcipreste de La  Mancha Este, a la sazón» abunda Muñoz, el plumilla, en el panegírico.

Conviene aclarar que en la ciudad de Tomelloso existe una recoleta, cacofónica y con rima consonante plazoleta, llamada Plaza del Arcipreste, ya que la rectoral se encuentra en uno de sus cuatro lados. Los forasteros y los esnobs la llaman «Plaza del Arcipreste de Hita».

Los esnobs son como un dolor de muelas a media noche, arramblan con todo y su pretenciosidad y condescendencia son más dañinas que una nube de piedra.

Con los forasteros hemos aprendido a convivir. El presbítero Padilla en sus atronadoras homilías nos alecciona y reconviene a que aflojemos el trato y el carácter con respecto a los de allende las tapias del pueblo:

—El que no tenga ningún ascendiente de fuera, que sea el primero en echar al forastero al pilón.

tomelloso

Francisco Navarro

Francisco Navarro Ha publicado 98 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *