Al Cristo Yacente de Domingo Valdivieso – por JUAN ANTONIO LÓPEZ DELGADO

La amistad es un hilo delicado
que entre artistas se da muy pocas veces.
Va un salobre de envidia hecho pecado
que martiriza al fin sus estrecheces.

Valdivieso y Rosales: hermanado
el pincel, rechazaron acideces
y aquél fue suelto, brioso, muy delgado,
puro hueso, astil sin redondeces.

Se ha acostado el buen maestro sobre el suelo,
le dice que no tosa en un buen rato
porque no brote la sangre a raudales…

Y va pintando a Cristo sin un velo,
con austero rigor, con igual trato
que dio a cuanto forjara el gran Rosales.

NOTA .- Se sabe de cierto que posó el gran pintor Rosales como el Cristo para su amigo Valdivieso.

 

Cristo Yacente. Domingo Valdivieso

Juan Antonio López Delgado

Juan Antonio López Delgado Ha publicado 7 entradas.

Murcia, 1950. Profesor de Enseñanza Secundaria. Doctor en Filología Romántica. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia (Madrid). Especialista en temas literarios e histórico-artísticos de los siglos XVIII y XIX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *