Agridulce – por FERNANDO RUIZ GRIJALBA

Oliendo a tierra mojada amanecí en el olivar,
o quizás fuera entre dunas de arena blanca,
acebuche, o palmera… es igual.
Hasta mi llegaste entre galope de blancos corceles,
vestida de claveles y pintada de poesía.
Oro verde, dulce fruta,
mujer, y bella.
Un latigazo de amor usurpó todos mis rincones,
y ríos de lava navegaron por mis venas.
Ya no pude evitar amarte.

Mientras dormía con tu olor,
un rugido en la noche me despertó,
y te vi marchar con la bola de fuego, en el horizonte del Serengueti.
Desnudo de noches de luna quedé.
Dilatados silencios me acompañan,
entre vientos lastrados de tristezas.
Cargado el morral de mis besos te llevas,
aquí quedaron los tuyos, en cofre de oro guardados,
besos largos, concupiscentes, a veces lentos, al instante, intensos,
y siempre dulces.

 

Fernando Ruiz Grijalba

Fernando Ruiz Grijalba Ha publicado 33 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *