Adalberto – por FRANCISCO NAVARRO #escritos

Adalberto tiene el pelo ralo y blanco, un traje gris, un coche viejo, unos brillantes zapatos marrones, un piano de cola y un abono para el fútbol. El piano llegó a casa de Adalberto en un camión de mudanzas enviado por una notaría de la Puebla del Caramiñal cumpliendo una manda en el testamento de un pariente lejano y aficionado a Chopin, muerto de tisis (realmente falleció de neumonía vírica contraída a resultas de la operación de una hernia en el Hospital Abente y Lago de Coruña, pero aprovechando que la neumonía pasa por los pulmones…) Ha construido su discurso con recortes de tertulias radiofónicas y millardos de lugares comunes. Elige sus amistades por la capacidad de arrobamiento y la escasez de disposición para hacerle sombra. Es decir, intenta rodearse de quienes considera más tontos que él.

piano

Francisco Navarro

Francisco Navarro Ha publicado 97 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *