1.- Tiempo – por LOLA SÁNCHEZ LAZARO #PrincesadeÉboli

Las malas cosechas sembraron el hambre en Castilla; la miseria extendía sus tentáculos en aquella tierra envuelta en el halo mortífero de la peste. En medio de aquel laberinto anárquico, en el que la muerte paseaba  sentándose a cualquier mesa, el 29 de junio de 1540, nacía Ana de Mendoza y de la Cerda, pocos meses después del fallecimiento de la Emperatriz que sumió a Carlos V en un profundo dolor.

La España imperial lloraba sus muertos.

El castillo de la villa de Cifuentes, residencia de la abuela materna, fue el escenario; Catalina de Silva dejó Valladolid, abandonó la Corte al acercarse el temido momento del parto buscando el refugio materno; el riesgo que entrañaba era evidente, la parca controlaba los hilos,  se cebaba ante cualquier señal de debilidad, sin discriminaciones, sin errar el tiro.

Hija única de don Diego Hurtado de Mendoza, conde de Mélito,  y de doña Catalina de Silva, hija de los condes de Cifuentes, la pequeña Ana otearía su  mundo tras los torreones del castillo, en una pequeña villa agrícola, cabeza de la Alcarria. Su infancia transcurrió al lado de su amante y desdichada madre y de su padre, hombre despiadado que esparcía terror a cada paso.

En los accesos de ira y brutalidad del conde, el tiempo parecía congelarse, como si un viento  siberiano arrasara los esquejes plantados con tanto mimo. Tiempo que llagaba corazones y entumecía las almas. Tiempo que temblaba ante el rictus serio, las palabras hirientes, las amenazas, las prohibiciones. Tiempo robado que caería en la cuenta del “debe”.

La que sería una gran dama de la Corte de Felipe II dejó su niñez atrás, una noria de emociones, un tiovivo que no dejaba de girar,  para convertirse a los doce años en la prometida de Ruy Gomes de Silva. Las cartas estaban echadas; el destino de la pequeña quedaba fuera de su alcance.

Lola Sánchez Lázaro

Lola Sánchez Lázaro Ha publicado 78 entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *