Quevedo, los locos, alardes, albures y mexicanismos – por PEDRO PABLO MIRALLES

Playa de los Locos

Pues resulta que en esta sociedad cínica y un tanto mezquina que nos quieren imponer, la persona que se esfuerza en ser como es, decir lo que piensa y pensar lo que dice, da respuestas, busca alternativas y soluciones, suele ser incómoda pues no se adapta a lo “correcto”. La cuestión la planteó acertadamente Quevedo…

El abanico amarillo – por CRISTINA LÓPEZ-SCHÜMMER

IMG_0285

– “Where you buy it?” Enmarcados en un sari de color malva me sonríen unos ojos verdes que me miran tímidos y curiosos. Un piercing de oro, pequeño y con forma de hoja adorna la aleta de su nariz; del lóbulo de sus orejas cuelgan pendientes largos, serpentinas hecha oro que le rozan los hombros….

PROY. EMOTIONAGE. Micrografía n. 14 – “Lienzo amarillo”

micrografia-14-maria-belen-mateos-galan

Allí, casi inamovible, en aquella casi desolada habitación, pero llena de fotografías, de cuadros, de esculturas y pequeños poemas colgantes, giratorios…Era aquel artista, aquel joven que metido siempre en el oscuro ático de su casa, creaba y creaba…brotando de lo más íntimo de su Ser todo aquello que guardaba dentro, y que un día, decidió…

Los amores de Will (XVI): el verso no es suficiente

User comments

Unido temáticamente al inmediatamente anterior, este soneto ahora pone en duda que los versos del poeta, por insuficientemente descriptivos, puedan inmortalizar la belleza del joven (“Which this, Time’s pencil, or my pupil pen,/Neither in inward worth nor outward fair,/Can make you live your self in eyes of men”), algo que daba por supuesto en el…

El tango de once – por ALISA DE TREVI

tango alisa

Un ronroneo caliente le acaricia la pierna, Fabián baja la mirada, Borges se la devuelve, hambriento. Nada en la cocina, tendrá que salir, pero recién anochece… Borges maúlla insistente, Fabián le rasca el cuello. Es solo cruzar la vereda, se dice Fabián, llevar las llaves y solo dos monedas, nada de importancia se convence Fabián,…

Eloísa y el más allá ( y XXXI): Salud, Dinero y Amor – por ROSA H. MULA

Dinero

Qué asco esto del dinero. Ni cuando lo tienes ni cuando no lo tienes puedes dejar de pensar en él… Me preguntaba dónde estará Jeremías y por qué no daba señales de vida desde hacía tanto; ahora me hubiera venido muy bien charlar, la verdad. Aunque pensándolo bien, cada vez que aparecía en mi vida,…

Tiene hambre – por ELENA SILVELA

IMG_0102

El día es una repetición de otros muchos de años anteriores. Tiene hambre, que no distingue si es sed o angustia. Al entrar ha sonreído y sabe, por la mirada satisfecha devuelta por el vigilante, que su cara se moldea estrictamente a las órdenes de su cerebro. En el ascensor pulsa la planta novena con gesto rutinario y suspira,…

Eloísa y el más allá (XXX): Primera salida de viuda – por ROSA H. MULA

eloisa XXX

Cinco días más atendida por secretarias, cocineros, un personal trainer, mayordomos variados y doncellas particulares, así como darme masajes y duchas alternas en el spa del Pierre recompusieron mi cuerpo y mis nervios en un plis. Eso sí, no me atrevía a salir del hotel; a saber qué más podría ocurrirme. Porque seguía sin noticias…

Empanada gallega de mejillones – por ROCÍO ANDRÉS

EMPANADA ROCIO ANDRES

Muy ricas y socorridas las empanadas caseras, para el aperitivo o para una merienda-cena con amigos. Las podemos hacer de muchas variedades y formas, grandes, cuadradas, redondas, o individuales, de masa, o de hojaldre. Hoy la vamos a hacer con hojaldre y mejillones en escabeche, que podemos comprarlos frescos y escabecharlos, o utilizarlos ya en…

Eloísa y el más allá (XXIX): Duelos y eso – por ROSA H. MULA

eloisa XXIX

Todos corriendo, todos gritando. Y yo sola con mi marido a mis pies. Sí, siempre había soñado con tener un hombre a mis pies, todas lo hacemos; pero mi sueño era romántico, no esto; una escena (malísima, además) de Mentes Criminales. Menos mal que recuperé enseguida la sangre fría y recordé que allí estaba para…

¿Sabías…? – por VNIVERSITAS SENIORIBVS CEU

PRIMERA CIENTIFICA

¿Sabías…quién fué la primera científica de la historia? Tuvo que vestirse de hombre y trasladarse a Alejandría a estudiar, donde gracias a su maestro, el famoso médico Herófilo, sacó la mejor nota en el examen final de medicina. Se llamaba Agnocide y era ateniense. Corría el siglo IV a.C y con gran decisión, además de…